Durante el año 2017, las empresas españolas reconocieron haber sufrido impagos, la cifra asciende a un 52%, las misma contrasta con los números del año 2016 en donde se hablaba de un 35% en relación con este tema, sin embargo el importe  generado por los impagos estuvo por debajo del 5% de lo facturado en más del 80% de los casos, estos datos fueron arrojados después de un estudio realizado por Informa D&B.

Las principales causas, financieras, administrativas, o los impagos intencionales.

El 38% los encuestados  aseguran, que la principal causa de retraso en los pagos se debe a detalles financieros. En el último mes del año 2017 hubo un retraso medio de pago de 12,52 días, cuando el medio pactado era de 74,44 días, dejando al periodo de pago efectivo en 86,96 días.

Por otra parte un 28% se lo atribuye al ámbito administrativo, mientras que el 24% aseguran que son por causas intencionales. Otro de los datos es, que  las empresas que más tiempo tardan en hacer sus pagos son las de administración, según Informa D&B, y esto porque presentan un retraso de más de 20 días.  En total los retrasos de los pagos manifestaron en un coste directo de 1.144 millones de euros en los últimos tres meses del 2017.

En el tercer trimestre del año pasado el periodo medio de pago de las empresas españolas obtuvo un mínimo histórico, al colocarse en 84,30 días, diferenciándose del año 2016 con 6 días, esto debido a la reducción del plazo pactado para que se hicieran efectivas las facturas y el retraso medio para hacerlo. Según los datos aportados por la directora de Informa D&B.

A pesar de que los indicadores reportaron un aumento en los últimos tres meses del año pasado, aún se mantienen por debajo de la media europea,  que se ubicó en 16,6 días en el último trimestre del año, la más baja desde el año 2012.

Las más y las menos puntuales, según las comunidades autónomas

Cuando se hace referencia a las comunidades autónomas, se consigue una diferencia con la relación de impagos. Por ejemplo Madrid (48%), canarias (42%) y Ceuta  (41%) tienen las empresas que manifiestan los índices de retraso más altos, mientras que Navarra La Rioja, Aragón, País Vasco y Galicia muestran una media de pago por encima del 60%.

La pequeña y mediana empresa como las más puntuales

El estudio de Informe D&B, afirma que la pequeña y mediana empresa pertenecen al grupo de las más puntuales en sus pagos, desplazando por mucho a las de más envergadura, ya que las primeras tienen una media de pago de 9,68 días, la mediana 11,54 y las grandes tardan una media de 13,96 días.

Su comportamiento desde la crisis económica

Después del empeoramiento sufrido en el año 2008, durante la crisis económica cuando se elevaron por tres los niveles de impagos registrados por el conglomerado de empresas españolas,  se pudo evidenciar satisfactoriamente una mejora en los años siguientes.

Sin embargo, en los dos años posteriores el índice obtuvo un aumento de 46% una conducta que estuvo precedida por una mejora observada desde 2013 a 2015 cuando la taza sufrió una baja hasta llegar al 22%. Después en el año 2016, este fenómeno vuelve a aparecer y las empresas comienzan a mostrar el aumento en sus niveles de impago, luego de haber estado en tres años de disminuciones.

Para el año 2017 se evidenció un  aumento del 10%, mientras que en el 2018 el impago ya tenía un aumento de 12% solo, en el primer trimestre.

 

 

 

 

 

 

 

También te puede interesar