La creación de empresas disminuyó en España en los dos últimos años. El emprendimiento se está resintiendo a la vez que la economía muestra más síntomas de ralentización. La crisis de los años 2008 y 2013, todavía no se ha terminado de superar, y sin embargo, se teme la llegada de una nueva crisis y el tejido empresarial aún se recupera.

España, para alcanzar el número de empresas que había a finales de 2007, antes de la crisis, tiene que crear 80.000 empresas. El número justo que había antes de que la recesión acabara con cientos de negocios diariamente.

De hecho, entre 2008 y 2013 desaparecieron en España alrededor de 160.000 empresas con asalariados. Sin contar negocios de autónomos que no tenían empleados a su cargo. A la vez, durante esos años, el tejido empresarial en España perdió más de 3,2 millones de puestos de trabajo.

Recuerde contratar el mejor seguro de empresas para proteger su empresa por completo

En 2014 se inició nuevamente la creación de empresas

En 2013 se tocó fondo. Sin embargo, en 2014 ya no se destruyeron  negocios y España volvió a crear empresas. Pero el progreso ha sido lento, hasta la fecha, todavía no se ha terminado aún las secuelas dela crisis.

En esos seis años de recesión se perdieron 160.000 empresas, pero casi seis de crecimiento económico se han ganado apenas 80.000. Así, que todavía faltan otras 80.000 para que el tejido empresarial español tenga nuevamente la misma dimensión que en 2007.

Mientras se estabiliza el crecimiento, se irá recuperando el mercado laboral. Hoy día el tejido empresarial español suma unos 14 millones de asalariados. Sin embargo todavía son 630.000 menos de los existentes a finales de 2007. Y será casi imposible llegar a la meta si España no suma más negocios que creen estos puestos de trabajo.

El problema es que el ritmo de creación de empresas ha bajado. A la vez que crece la incertidumbre sobre el futuro económico inmediato. De hecho, esta misma semana, el Banco de España rebajó sus previsiones para la economía española en 2019. Pronosticó un crecimiento del 2,4%, pero ahora no fía más de un 2%.

Y hay que destacar, que muchos expertos coinciden en que la economía española es incapaz de crear empleo cuando crece por debajo del 2%. Ya que el tejido empresarial está creciendo lentamente.

En 2015  la tasa anual de creación neta de empresas fue del 2,5%. En 2016 se situó en el 2%. Sin embargo, en 2017 empezó a mostrar síntomas de agotamiento. En 2018 el ritmo de creación bajó a 1,5% y actualmente no llega ni al 1%. El acumulado hasta el mes de agosto arrojó una tasa interanual del 0,92%.

Revise ahora los mejores seguros de empresas low cost para asegurarse de realizar la mejor elección en seguro.

Menos industrias y más servicios

Se han perdido industrias  y el sector servicio ha ganado terreno. En la actualidad, de cada cien empresas con asalariados  en España, solo el 8,2% son industriales. Mientras que un 75,6%  son de servicios. El resto de las empresas se reparten entre el sector agropecuario (6,5%) y el sector de la construcción (9,7%).

Solo el 0,4% de las empresas con asalariados tienen plantillas con más de 250 trabajadores. Por otro lado, el 53,5% no tienen más de dos y un 22,2% tienen entre tres y cinco empleados.

El panorama que arrojan las estadísticas de empresas inscritas en la Seguridad Social es revelador del minifundio que se da en el tejido productivo a nivel nacional. España tiene alrededor de 3,9 millones de empresas, pero más de la mitad (1,6 millones) son negocios en el que el autónomo es su único trabajador. Sin ningún asalariado a su cargo. Del 1,3 millones restantes, el 75% tienen menos de cinco trabajadores.

Faltan emprendedores

Marcos Caviró responsable del programa “España Emprende” de la Cámara nacional, explica que el 2018 atendieron en todo el país a 11.900 personas que crearían su propia empresa. Como resultado, nacieron 2.535 negocios, la mayor cantidad sin asalariados, solo con el autónomo al frente.

Las estadísticas indican que la supervivencia media de los negocios que nacen auxiliados por los servicios de emprendedores de la Cámara de Comercio es del 50%. La mitad no aguanta más de tres años.

Caviró considera que España tiene problemas de escasez de emprendedores. Señala que para combatirlo, es necesario actuar en diferentes frentes. “Hay que promover un cambio de mentalidad, porque en España no se educa a la gente para emprender. Y no está preparada para fracasar, y eso hay que trabajarlo desde la infancia y desde los colegios. Hay que fomentar la cultura del esfuerzo y de la constancia; hay que simplificar la burocracia, que dificulta la creación de empresas”.

Además, es necesario “… facilitar el acceso a la financiación y hay que introducir reformas legales que faciliten la flexibilidad laboral. Y que reduzcan los costes tributarios y de cotizaciones para aquellos que emprenden y crean empleo”.

Utilice siempre el mejor comparador de seguros de empresas para asegurar su inversión con el mejor seguro del mercado

También te puede interesar